Make your own free website on Tripod.com








Alberto Mansueti

LA SALIDA: III- Condiciones de una Convocatoria a la Abstención














Alberto Mansueti





La abstención Electoral I , II y III

3erPolo
















Atrás

albertomansueti3pl.jpg

 

 

 

Entonces, ¿no hay salida? Sí la hay: quitar la vista del corto plazo, y edificar una fuerza de derecha capitalista liberal coherente, comenzando con panfletos para despejar los malentendidos. Y más allá de la mera crítica, proponer otro futuro. ¿Cuál? La civilización en lugar de la barbarie: un Estado limitado, no socialista, en una sociedad liberal, productiva y rica.

 

¿A quién debe ir dirigida la nueva propuesta?

 

Pues al grueso del pueblo. Al cual es cierto que no le está yendo bien en la Quinta República; pero tampoco le fue bien en la Cuarta, y no guarda buenos recuerdos de aquel pasado.

 

Porque pese a las amplias y universales promesas del socialismo -jamás cumplidas- el estatismo es su concreción; del cual sólo disfrutan los “bien conectados”. La Cuarta tuvo los suyos, y la Quinta también, pero son otros, distintos: han cambiado los grupos “bien conectados”.

 

¿Y el grueso del pueblo? Sigue sin conectar. No obstante, el socialismo siempre renueva sus promesas, y con ellas las esperanzas y expectativas populares. ¿Por qué? Simplemente porque el pueblo no conoce la verdad real de la Economía Política. Ingenuamente, cree que “Aquí siempre mandó la derecha”, y que “EEUU nos explota”. Hay que explicarle todo. Pero una Convocatoria a la Abstención Electoral puede ser un buen comienzo para explicarle; y para proponerle otro futuro.

 

Cambio para mejor: el futuro bueno

 

El capitalismo liberal, la riqueza para todos, opuesto a la vez al mercantilismo -capitalismo para pocos- y al socialismo -pobreza para todos excepto los mandamases-; pero todo bien explicado. En panfletos para los temas de la economía; y los morales y políticos, religiosos, educativos, etc. Palabras sencillas, claras y fuertes, contraponiendo relato a relato, propuesta a propuesta, resultado con resultado. Una campaña política es ideológica; es más que una campaña electoral, y mucho más que una campaña publicitaria mediática.

 

Derogación de las leyes socialistas, mostrando y explicando sus perjudiciales resultados. Y anunciando los sobrevinientes como consecuencia de eliminarlas: multiplicación de la actividad económica, empleo, ingresos sólidos (moneda dura), bienestar, educación mejor, etc.; y todo de inmediato, sin esperar hasta las calendas, como dicen las propuestas “neo” liberales. No es lo de antes ni lo de ahora. Algo así como Chávez en los ’80 contrapuso a la “Agenda Venezuela” calderista y a los otros proyectos su propia “Agenda Alternativa Bolivariana”, en las antípodas -al menos en el papel-, en el otro polo, el “Polo Patriótico”. Y le fue tan bien que no se baja de allí.

 

La oferta ha de ser radical, no “agua tibia” otra vez, eso ya no funciona más. Con contenido ideológico, contrarrestando los efectos acumulados y combinados del adoctrinamiento chavista y del preadoctrinamiento anterior; no meramente “pragmática”, eso ya tampoco funciona. Su encabezado podría ser como lo pone mi amigo Guillermo Rodríguez:

 

LA SEXTA REPÚBLICA: LOS ESTADOS UNIDOS DE VENEZUELA

 

No digo que sea fácil. Pero no hay otra salida. Aunque Chávez nos hizo un gran favor: nos terminó de quitar de encima las “terceras vías” ... y así nos allanó el camino, pues.

 

Convocatoria a la Abstención Electoral para 2005

 

¿Cuáles son las posibilidades y condiciones de éxito?

 

En ningún caso la abstención será general, dado que hay muchas personas con aspiraciones de ser Concejales y miembros de Juntas Parroquiales; y se creen -fundadamente o no, es otro punto- con mucho apoyo y posibilidades de ganar en su localidad.

 

Pero la Convocatoria fracasará si se maneja en los términos convencionales que enseguida se describen como Hipótesis 1. Porque aún no siendo unánime, puede ser un éxito o no, dependiendo de quiénes convoquen y cómo; y -sobre todo- de la oferta y los argumentos; el “target” (destino, público objetivo) y el modo y forma de llegarle. Veamoslo en dos hipótesis:

 

Hipótesis 1

 

Convoca la misma oposición de siempre, con los portavoces de siempre, y por los consabidos medios de siempre. Asoman las mismas caras desgastadas por tantos fracasos, asociadas a la Cuarta República y a malos recuerdos.

 

Con el coro repetitivo de siempre: los “sesudos” articulistas y bien conocidos “analistas” del elenco estable y favorito de los medios opositores. Argumento: falta de garantías, eventual fraude electoral. Lo mismo de siempre: anecdótico, intrascendente y personalista. Y de pura crítica al chavismo. Mediocre. Ningún desafío.

 

No será atractivo para los indiferentes. El chavismo fácilmente impondrá su argumento principal: el carácter minoritario de la oposición, que representa el pasado. Y llamará a una concurrencia masiva de los patriotas para votar por los candidatos chavistas, demostrando la enorme magnitud de sus huestes y partidarios, derrotando así otra vez más a la oligarquía, al imperialismo y a Bush y Condolezza ... etc. Inventará otro nombre para esta nueva batalla, y reeditará su fraseología, iconografía, vestuario y consignas de siempre, que repetirá con su conocida e incansable insistencia, acompañada con letra y música de Alí Primera.

 

Y ganará, como otras veces. Conclusión: todos veremos otra vez la misma película. Final no feliz: acusaciones, quejas y denuncias de fraude -y pruebas muy discutibles-; más procesos tribunalicios orientados mediáticamente, y más judicialización de la política -que ya la hay en demasía ...-; y los consabidos lloros a la OEA y al Centro Carter.

 

Hipótesis 2

 

Pero supongamos otra cosa. Una vez escuché a alguien en una fiesta: “Beba o no beba de todos modos me llamarán borracho, así que ... ¿por qué no echarme unos palitos?” (Al momento de decirlo lucía sobrio, después no sé porque lo perdí de vista.) Chávez y los chavistas nos dicen a la oposición que somos el “neo”liberalismo y el capitalismo “salvaje”, y que queremos resolver todo con el mercado, así los opositores sean de centroizquierda, como casi todos de hecho lo son (y por eso callan ante Chávez: “el que calla otorga” ...)

 

Bueno, si lo van a decir de todas maneras, ¿por qué no asumirlo?

 

Pero: en primer lugar, en vez de las figuras conocidas, “de prestigio” (¿?) en esta Hipótesis quienes convocan son nombres, apellidos y caras nuevas, frescas, desconocidas; no las que aparecen siempre en los medios. Con nuevas etiquetas y sellos, desconocidos hasta ahora. Nuevos logos. Incluso nuevos sitios de reunión. Pero sobre todo, nuevos diskettes.

 

Libretos nuevos para actores nuevos

 

Comenzando por decir que Venezuela no necesita nuevos Concejales ni nuevos miembros de Juntas Parroquiales. Necesita un nuevo sistema, un cambio político radical en pro de la civilización y a favor de la riqueza para todos. Un Estado limitado en una sociedad liberal. Que no es posible no ya sólo con el actual CNE, sino con la actual Constitución y Legislación.

 

Explicando que la Convocatoria abstencionista es el punto de partida para la presentación y transmisión de un mensaje de derecha coherente, que comience por despejar malentendidos, aclarando términos y conceptos. Mensaje dirigido no sólo a los simpatizantes de la oposición sino también a los del chavismo, y muy especialmente a los indiferentes; y todo de un modo muy explícito, transparente, sin esconder nada. Por ejemplo: decir que la Convocatoria a Abstención en 2005 es “el ensayo general” para las Elecciones Presidenciales del 2006.

 

Ese mensaje tiene que proponer otro futuro, más allá de la sola crítica, de la queja por la falta de garantías electorales y todas las otras quejas de la oposición tantas veces derrotada. ¿Cuál futuro? La civilización, no la barbarie. Otro Estado, no socialista; la sociedad liberal. Mostrando las razones por las cuales no cabe en el marco de la Constitución y la Legislación actuales.

 

Estrategia nueva

 

Mucha gente ve y oye a Chávez despotricar contra el capitalismo todos los días. Algunas personas, sabiendose en no buenas condiciones laborales, económicas, etc., en silencio y muy en secreto en sus cabezas se preguntan: “Bueno, y si Chávez dice que eso del capitalismo es tan malo, ¿será malo de verdad? Estando tan j ... ¿Qué tendría yo que perder?”

 

La estrategia es antagonizar polarizando, metiendo a Chávez y a la oposición desgastada en una misma bolsa, con dos etiquetas. Una dice: EL PASADO. Otra dice: LA IZQUIERDA. Conclusión: es lo mismo. En esta Hipótesis 2 la Convocatoria abstencionista incluye una oferta atractiva, novedosa, distinta: capitalista de mercado libre. Quien se abstiene debe saber que lo hace para enviar un mensaje al Gobierno, a la oposición fracasada, a Venezuela y al mundo.

 

Mensaje nuevo y sistema nuevo

 

El mensaje es: “Quiero el futuro bueno, el capitalismo liberal, la riqueza para todos”. Traducido, p. ej. “La Sexta es la República Liberal”. “El futuro es la Derecha”. El sistema que Chávez tanto antagoniza y sataniza. Pero ofertado y propuesto por sus partidarios esta vez, no caricaturizado y desfigurado malintencionadamente por sus adversarios para demonizarlo.

 

El mensaje es: “Cambio de sistema”. Libre mercado, el sistema opuesto, explicado en panfletos tipo tríptico (o díptico); incluyendo todas las críticas a los fracasos de los impostores de los ’90: Pérez, Salinas, Menem y compañía.

 

Entonces, siendo los objetivos, nacionales, ¿cómo participar en una elección municipal ...? En esta Hipótesis 2, las justificaciones para la abstención salen prácticamente solas ... es la consecuencia política lógica de quien toma esas posiciones. No es necesario entrar en la interminable discusión del fraude o no fraude. Porque:

 

¿Qué importa concejos municipales y juntas parroquiales? Lo que hay que cambiar es la constitución y las leyes. Eso es lo importante. Incluso más que otra elección presidencial en 2006.

 

Ideas y lenguaje no convencionales

 

La Convocatoria da a conocer y difunde una nueva Agenda para impulsar, a partir de la privatización popular de la industria petrolera con acciones (“Yo quiero ser dueño con papeles, ¿y tú?”) Y de la educación, medicina y servicios sociales privados, pero con tiquetes (vouchers) para los pobres.

 

Sirven las ideas -prácticamente desconocidas en Venezuela- de libertarios y neoconservadores: Georg-Guido Hülsmann, Hans-Hermann Hoppe, Tom Bethell, Joe Sobran, Lew Rockwell, etc. Y de los liberales cristianos, tanto católicos como protestantes y evangélicos. Hay mucha literatura muy inspiradora, vieja y nueva, americana y europea, impresa y en Internet. Puede propagandizarse y divulgarse. Para ideas nuevas, lenguaje nuevo, terminología no habitual.

 

No hablo de una campaña de las de siempre, encargadas como siempre a los “profesionales” de las agencias publicitarias; ya han demostrado mil veces que no sirven para nada. Sus anodinas cuñas no convencen a nadie. Porque son “agua tibia”. Llegó la hora de responderle a Chávez con sus mismas armas: hay que llamar a los ideólogos. Buscar al Guillermo García Ponce de la derecha; pero al auténtico, no a cualquier impostor.

 

Hablo de una campaña panfletaria; con panfletos. Y stickers como: “Yo no soy rico pero quiero serlo”; “La izquierda es el pasado”; “Nada con el pasado”; “Yo soy de derecha, ¿y tú?”; “Quiero ganar dinero y vivir bien sin depender del Gobierno”; “Soy realista: soy liberal”; “La derecha no es lo que la izquierda dice”; “La izquierda no es lo que la izquierda dice”; “Más que votar, quiero el capitalismo”; “¿Por qué no la derecha? Después de todo es lo único que nos falta probar...”; “Qué puedo perder?”

 

Los interesados pueden consultar, entre otras:

www.cato.org, www.mises.org, www.lewrockwell.org, www.libertyhaven.com

 

Eso es todo. Les haya gustado o no, e independientemente de que lo consideremos algo muy improbable, espero les haya sido de servicio. Y muchas gracias por su amable atención.
















3erPolo

hans-herman-hoppe-banner.jpg